viernes, 21 de octubre de 2011

Juanetes. Zapatos para juanetes.



Son uno de los problemas estéticos que se presentan con frecuencia en las mujeres, los juanetes afectan a los pies y provocan dolores. La forma de los pies van cambiando, pues el dedo gordo se pone por debajo o por encima del segundo dedo además dificulta encontrar zapatos adecuados.

Los juanetes son dolorosos y antiestéticos. Sin embargo, un gran porcentaje de nosotros los padecemos y lo más grave, es que podíamos evitarlo. Muchas veces la solución está en elegir los zapatos adecuados.

El juanete es una deformación dolorosa del dedo gordo del pie. Millones de personas lo padecen provocando fastidio al ponerse los zapatos.

Los huesos se ensanchan por efecto de la presión y como medida protectora del propio dedo. Así después de unos cuantos años, aparece una pequeña protuberancia a un lado de dicho dedo.

En términos médicos se le denomina Hallur abducto valgus, más conocida vulgarmente como juanete, las enfermedades de los huesos de los pies a veces también pueden provocar la aparición de juanetes, los cuales son, con frecuencia, la primera manifestación externa de una futura artritis.

Lo que se hereda de ellos no es una determinada cantidad de calcio o la tendencia de tener los tendones excesivamente grandes. Esos son mitos y no tienen fundamento. Lo que se hereda es una cierta laxitud de los ligamentos, la cual le favorece a los pies planos.


Zapatos juanetes

Nuestros calzados pueden agrabar los juanetes, pero no causarlos. Si se llevan zapatos estrechos o, sobre todo, tacones altos, los juanetes pueden enrojecer e irritarse. Pero suelen ser hereditarios y, por lo tanto, en caso de buscar un culpable, habría que culpar a los antepasados de las personas que la padecen.

El calzado juega un papel importante en el tratamiento contra los juanetes. Ten en cuenta, en este sentido, que los hombres están predispuestos a padecerlos, pero no es frecuente ver a un hombre quitarse un zapato para darse masajes en el dedo gordo del pie. Por otra parte, el tacón no suele ser alto, la suela es lo bastante ancha, como amortiguar el impacto producido por el asfalto sobre la planta, y el talón también suele estar protegido.

Esto no quiere decir que las mujeres tengan que comprarse los zapatos en el departamento de caballeros de los grandes almacenes.

Se puede combinar la moda con el confort. Para ello basta con buscar un calzado que se adapte perfectamente a la forma del pie de la persona que lo va a llevar, ya que nadie mejor que dicha persona para decidir si un zapato es adecuado para sus pies o no. Sólo es necesario asegurarse de que hay la anchura suficiente en la zona de los dedos como para que estos no estén presionados por la horma.



También conviene que el calzado tenga refuerzos en la zona del talón. Esto facilita la inmovilidad de dicha zona, proporcionando al pie un soporte fijo y cómodo. Lo mejor, en este sentido, es que el zapato sea más ancho en la zona de los dedos que en la del tacón. En cualquier caso, este no debe ser demasiado alto.

Se puede heredar la tendencia de tener juanetes y no llegar a sufrirlos si se lleva habitualmente un calzado amplio, ligero y cómodo.

Asimismo, las personas que no han heredado dicha tendencia puedan llevar toda su vida zapatos estrechos sin llegar a padecer esta dolorosa enfermedad.

Si se heredado el tipo de pie con tendencia a crear juanetes surgirán problemas, si se introducen a menudos los pies en zapatos puntiagudos y de tacón alto. En efecto, en este caso el dedo gordo presiona contra los demás dedos del pie y contra la horma del zapato.

Juanetes tratamiento

Para acabar con ese molestoso dolor de juanetes no sirve de nada pasar por un quirófano, pero se pueden tomar medidas para evitar que vaya a empeorar las cosas.

Cuando un juanete apenas comienza a crecer, trata de cuidar bien los pies y usa calzado amplio para los dedos. Así se evitará la necesidad de un tratamiento posterior.

El uso de plantillas de gomaespuma puede proteger el juanete o con dispositivos
espaciadores interdigitales, para separar el primero y segundo dedos durante la noche. Estos elementos se consiguen en las perfumerías.
Si el juanete empeora, causando una deformación y dolor, la cirugía puede ser efectiva para realinear el dedo y eliminar la prominencia ósea (bunionectomía).

Remedios naturales juanetes

Existen remedios naturales que pueden aliviar el insoportable dolor que provocan los juanetes o impedir su aparición.

Remedio 1: Aplicar calor a la zona afectada con la ayuda de una manta eléctrica durante 25 minutos con el fin de reducir la inflamación.

Remedio 2: Introducir los pies, por 20 minutos, en un recipiente que contenga 4 litros de agua tibia con 4 cucharadas de sal para aplacar el dolor.

Remedio 3: Frotar todas las noches el juanete con un limón por dos semanas.

Remedio 4: Lavar los pies con sal de mar durante 3 semanas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

donde puedo encontrar medias para pies con juanete?

Publicar un comentario en la entrada

Ayúdanos con tus comentarios, así compartiremos mucho más.