miércoles, 27 de julio de 2011

La campana. Partes. Objetivos.


Ding, dong, así suenan las campanas, cuando hay un acontecimiento importante en una ciudad, anuncian las misas, si hay peligro las hacen sonar, etc. Desde niños hemos aprendido a conocer los sonidos emitidos por las campanas y realmente nos asustamos cuando en forma persistente las campanas suenan o nos alegramos.

Vemos las campanas en las iglesias; en los colegios en estos últimos solían llamar a los alumnos a las aulas y todavía hoy en día en algunos lugares alejados de la ciudad las escuelas las usan. Los profesores y sacerdotes usan una pequeña campanita, para llamar la atención de los alumnos y los fieles.

Campana viene del (lat. campana, de Campania, en Italia, donde se usó por primera vez). f. Instrumento metálico, en forma de copa invertida, que suena al ser golpeado por un badajo o por un martillo exterior. Este objeto sonoro fue utilizado por el hombre para comunicarse a largas distancias.

Es interesante hacer notar que las campanas en occidente se tocan por dentro, mientras que en el oriente se tocan por fuera. Grandes campanas taoístas utilizan hasta troncos de madera horizontales para tocarlas y en Tibet e India se usan una especie de tronquitos de madera tanto para golpear como para frotar o friccionarlas.

Partes de la campana


La campana se divide en tres partes; Jubo, copa y badajo:

El Jubo, es de madera; también los hay de hierro. Lleva al mismo tiempo unos tirantes sujetos con unas tuercas, y en cada extremo de dicho Jubo, se hallan incrustados los ejes donde descansan dentro de unos cojinetes, uno exterior, de madera, y otro interior, que es de metal.

La copa es el cuerpo de la campana, el badajo es el péndulo con el que se golpea la copa. otorgándole sonidos diferentes.


Las primeras campanas aparecen a partir del siglo IX en Constantinopla-Santa Sofía. Los precursores de las campanas son instrumentos como: láminas o tablas pequeñas de madera, las que golpeaban unas contra otras, luego se usaron barras de metal para llamar a los monjes.

Los chinos usaban las campanas hace más de 4.000 años los egipcios apelaban a ellas en sus ceremonias funerarias.

En Europa comenzaron a usarse en las iglesias de un tamaño muy grande a partir del siglo IX. Los italianos son los primeros que usaron las campanas.

Para la confección de las campanas se utilizaron materiales y modelos, como: barro cocido, hierro, madera, oro plata y cristal. Coincidiendo en que una buena campana debe ser una aleación de bronce que tenga cuatro partes de cobre y una parte de estaño.

Inicialmente solo había una campana por iglesia, posteriormente se multiplicaron, su volumen crecía por lo que se tuvieron que construir torres para que su sonoridad se esparciera más y mejor.

Objetivos de la campana


Se dice que las campanas tienen como objetivo:
  • Fomentan las relaciones espirituales.
  • Ayudan a recordar las festividades religiosas que se celebran.
  • Nos dan alegría  pero también a veces transmiten tristeza.
  • Dan la señal de alarma en caso de  cernirse  algún peligro.
  • Dan esperanza, consuelo y amor fraternal, felicidad.
  • En caso de conflictos armados convocan y alientan a los ejércitos.
  • Nos llama al recogimiento.
La  antropología demuestra que la campana es un instrumento que hace su labor por categorías: temporales y sociales como:

1.- Toques de media mañana para ir a misa.
2.- Toques más largos son para tocar  a los adultos y para los ricos.
3.- Toques cortos son para niños y pobres.

En cada sitio los toques son distintos, así como la técnica y los ritmos. El número de toques varía mucho como: En los pueblos pequeños seis toques está bien y en ciudades grandes se puede llegar a cien toques.

Resulta paradójico, que no haya toques por un bautizo, primera comunión, matrimonio, pero si hay toques por  nacimiento y muerte.

Donde hay dos campanas, como es el caso de los pueblos pequeños, se repica con una cuerda en cada mano. Para repicar si hay tres campanas, se usan tres cuerdas a cada badajo pertinente.

Cuando hay cuatro campanas, es más sencillo porque salen más notas musicales. El campanero tiene que tener sujetas en ambas manos una cuerda que lleva dos campanas e igualmente otra, que lleva otras dos, y tocan a su ritmo las cuatro. Cuando se trata de voltear las campanas, es otra tradición; si la campana es grande, intervienen varias personas.

Campanas famosas del mundo


La campanología, ciencia que estudia las campanas está en trance de  desaparecer con la ayuda de ellas vemos que existen campanas famosas y legendarias como:

La Saufang, la campana más antigua del mundo, se conserva en el Museo de Colonia. Su nombre significa "hallada por una cerda", se dice que una marrana, sin perdón, la desenterró en el año 1613 entre las iglesias de San Pedro y Santa Cecilia.

La de Velilla, villa aragonesa que en otro tiempo formaba parte de la baronía de Quinto. Es famosa por tañir sola mejor dicho tañía, cuando iba a ocurrir una desgracia, hace siglos que nadie la ha oído, esta campana pertenece a la iglesia o ermita de San Nicolás, se le denominó campana del milagro.

Su badajo, en lugar de moverse como lo hacen todas, repica en cruz, primero a oriente, a poniente después, luego al norte y, por último, a mediodía, señalando así los cuatro puntos cardinales del mundo, innumerables son las veces que un suceso infausto para los españoles, o para los aragoneses, ha sido anunciado por la famosa campana.

Lo contrario a la campana de Velilla es la campana de Saint-Gal, fundida por el monje Tancho para Carlomagno. Esta campana, no tañía jamás, su silencio tenía el objetivo infligir una grave falta del fundidor. Tancho, no pudiendo resistir a la tentación, había hecho una campana magnífica, pero la plata que debía entrar en su composición, se la había guardado sustituyéndola por vulgarísimo estaño.

La campana de Nuestra Señora de París, tiene también su leyenda; aunque no la tuviese, la extravagante figura del campanero Cuasimodo, bastaría para hacerla célebre.

La de Canterbury, se necesitaron veinticuatro hombres para tocar una campana.

La de Toledo (siglo XVI) tiene tres metros de diámetro y pesa aproximadamente 40.000 libras.

La de la Torre Nueva del Pilar de Zaragoza, pesa 9.000 kg.

En Francia, la más famosa es la de Notre Dame, que pesa 18 toneladas.


La de Birma en Amara pura, pesa 117.000 kg. Es la más grande de Europa y fue de la colonia  alemana.

La  Bing Ben de Inglaterra.

En  el oriente están las famosas campanas tibetanas herramientas usadas desde hace miles de años por los monjes tibetanos, y elaboradas de bronce y fundidas individualmente, a través de una hábil técnica de vaciado en arena. Moldes externos e internos son diseñados para la fundición de la campana, elaborados con fina arena compactada y unidos por un pegamento elaborado con jugo de rábano o azúcar morena virgen.

Esta campana se usa para sesiones de curación. Los maestros mueven la campana alrededor del cuerpo humano para que su melodía limpie la energía vital o "Chi" y desbloquee todo lo negativo de nuestro organismo evitándonos dolor o padecimientos físicos, psíquicos, anímicos o mentales.

Su sonido, cristalino alude al poder creador, de Dios. Su forma esférica representa el equilibrio del que formamos parte todos los seres de universo.

Los sonidos que producen son, siete y están compuestos por la aleación de los siete metales que se relacionan con siete planetas: Oro con el Sol, Plata con la Luna, Cobre con Venus, Plomo con Saturno, Estaño con Júpiter, Hierro con Marte y el Mercurio con Mercurio.
Los budistas Zen las utilizan para meditar, sentándose en la postura adecuada, dan un suave golpe a la campana con el que inducen la concentración.

La campana Tibetana (Vajra), es un instrumento que simboliza el saber, la compasión y la sabiduría.

La dureza del metal de las campanas, significa la fortaleza y la constancia de los Prelados y Predicadores para reprender los vicios. La Misa Mayor, se toca para aquellos fieles que concurren a presenciar el más grande Sacramento del Amor a Jesucristo y al alzar la hostia se toca la campana más grande del campanario, para que los fieles que no estén en la Iglesia, recen con reverencia y pidan a Dios.

Cuando se quiere anunciar que hay sermón, se toca una sola campanada, simbolizando que es un solo Evangelio el que predica la Iglesia, una sola doctrina y una sola ley de Cristo la palabra divina.

Son tres toques de oración cotidianos, que todo el mundo conoce; por la mañana, en recuerdo del la resurrección, al mediodía, en memoria de la pasión y el vespertino, que es el más solemne, en recuerdo del supremo momento de la encarnación.

 En las grandes festividades que la Iglesia conmemora, suenan todas las campanas para representar la alegría de la Iglesia. Una disposición canónica dice que las catedrales tengan cinco o más campanas; las parroquias dos o tres y oratorios particulares, una.

1 comentario:

Anónimo dijo...

TODO SOBRE UNA CAMPANA ES SABER QUE ES LO MAS IMPORTANTE DEL MUNDO QUE LOS CRISTIANOS ANTES USABAN EL LA RELIGION Y QUE SE SIGUEN ASIENDO EN TODO EL MUNDO DEL PUEBLO DE TECOMATES

Publicar un comentario en la entrada

Ayúdanos con tus comentarios, así compartiremos mucho más.