domingo, 17 de julio de 2011

Desayunos Saludables. Empezar el Día.


Muchas personas están acostumbradas a pasar por alto la comida más importante del día: El desayuno; ya sea por falta de descuido, por repentina inapetencia o porque se hizo tarde para el centro de labores, centro de estudios etc.

Lo que es cierto, y esto hay que tomarlo muy en serio, es que el desayuno te puede otorgar máxima lucidez mental y vitalidad.

Empezar el día se mucho más importante de lo que se cree. Es como poner en arranque a la maquinaria de una fábrica o industria. Debe ser con todo puesto a punto.

El desayuno debe considerarse una comida importante compuesta de energía y nutrientes consumida antes de iniciar la jornada laboral o escolar.

El desayuno es un ritual imprescindible para la creatividad y la producción en las horas matinales, el momento en que más se lo necesita. No por casualidad en los países desarrollados y exitosos socialmente emplean la hora del desayuno para incluir con minuciosa los valores nutricionales que necesita el organismo.

Cereales, panes, lácteos, frutas y vitaminas: con ellos la salud aumenta y se reducen los problemas cardíacos, muerte súbita, descalcificación y anemia.

Pero, también puede ser desintoxicador, rejuveneceder si se compone solamente de alimentos crudos, como por ejemplo frutas en exclusividad. Si este es el caso para recuperarse de alguna enfermedad crónica, no deben mezclarse las frutas con nada cocido.

La ausencia del desayuno conspira contra una buena manera de comer, en particular cuando ya existen problemas de sobrepeso.

Empezar el Día

Para empezar el día de manera ideal, se debe hacer ejercicios por la mañana, antes del desayuno, aunque puedes tomar un pequeño jugo de frutas o un vaso con agua. Luego de ir al baño a vaciar el intestino grueso, lo ideal es hacer una rutina de ejercicios de unos 10 a 20 minutos. Es mucho mejor que hacerlo durante el día o por la noche, ya que exitará el sistema nervioso más que si lo haces por la mañana.


En el video se explica que las frutas no combinan bien con los alimentos cocidos, por lo que un desayuno solamente de frutas naturales será lo mejor opción para un desayuno. Luego de 1 hora u 1:30 horas podrás ya comer algo cocido, en un alto en el trabajo o en tus estudios.



Lo ideal es que planifiques tus desayunos de manera especial. Una vez planificados, ya tendrás tu propia fórmula que mejorará tu estado de ánimo, fortaleza, energía y calidad de vida.

Al no desayunar producimos situaciones poco saludables para nuestro cuerpo. Mucha gente ingiere sándwiches sin ningún valor nutricional, o se repiten tazas de café, gaseosas, a veces acompañado de varios cigarrillos.

De aquí radica el problema de los ataques de hambre que en muchas ocasiones se intentan disimular con un almuerzo cargado de calorías, los cuales nos llevan a un estado de sopor y cansancio mental.

En la infancia y en la adolescencia son las etapas de máximo crecimiento, el desayuno juega un papel decisivo en el óptimo desarrollo. En los adultos permite mantener una dieta equilibrada y en los ancianos, además de ser una comida sabrosa y deseada, presenta la ventaja de integrar alimentos fáciles de conservar, preparar, masticar y digerir.

Aunque durante las horas de sueño y reposo el cuerpo no requiere de calorías, igualmente sigue consumiendo energía. Por esa razón es que, al despertar, nos acompaña una sensación de hambre.

La misión del desayuno consiste, entonces, no tanto en reponer esas reservas energéticas agotadas, sino en prever las necesidades del organismo de acuerdo con la actividad a desarrollar en un plazo inmediato. No puedes conformarte con tomar un café con leche a la apurada y privarte de la primera comida del día.

Desayunos Saludables

Empezar el día con el primer desayuno de tan solo frutas naturales, te permitirá sanarte de muchas enfermedades y de recuperar juventud, así como darte una energía directa. Este desayuno de frutas puedes optarlo de por vida. Si te acostumbras, no comerás nada más hasta el almuerzo.

Las frutas por su alto aporte de micronutrientes y otros componentes bioactivos (pectinas, fructosa, carotenos, polifenoles y un largo etc.) que parecen resultar especialmente beneficiosos en la prevención de algunas de las enfermedades crónicas más prevalentes en las sociedades desarrollada.

Las frutas son especialmente ricas en minerales (magnesio y potasio) y vitaminas hidrosolubles (vitamina C) sobre todo cuando se consumen crudas, pues no sufren pérdidas durante el cocinado. Entre las liposolubles contienen carotenos, fundamentalmente las frutas de color amarillo o naranja.

Luego, dependiendo de tus actividades, puedes tener un segundo desayuno si deseas, pero si te acostumbras a solo frutas por la mañana, verás que todo en tu cuerpo funcionará mejor.

Sin embargo, si gozas de buena salud y no tienes que desintoxicarte de nada, puedes optar, después del ejercicio físico matutino, por otro tipo de desayuno en el que puedes incluir:

Los cereales, como la avena o los copos de maíz, son ricos en fibra, indispensables par un mejor funcionamiento del intestino. Comprobado: hay más de una razón como para desayunar con un poco de tiempo.



Prefiere el aceite de oliva con sésamo para untar el pan, eliminando la mantequilla y margarina.

Los alimentos proteicos (huevos, carnes, pescados) Estos se caracterizan por brindar proteína de elevada calidad pues está formada por casi todos los aminoácidos necesarios para llegar a  formar las proteínas corporales. Tienen prácticamente de todo, excepto la vitamina C, folato y carotenos que se encuentran en muy escasas cantidades. Además, carecen de hidratos de carbono y de fibra.

No debes incluir nunca embutidos ya que son una fuente de colesterol, triglicéridos y grasas nocivas, aparte de preservantes que son nocivos en gran parte.

Asimismo, elimina todo tipo de lácteos. La leche de vaca no es adecuada para el consumo humano y diversos estudios dan cuenta de que producen alergias, problemas digestivos, mala absorción del calcio e incrementan los riesgos de enfermedades crónicas.

La humanidad realmente nunca abusó de la leche de vaca como en estos tiempos. En China, Japón y la mayor parte de Asia nunca han tomado lácteos y la incidencia del cáncer es miles de veces menor que en los paises en donde si se consumen.

Pero, cada persona debe hacerse su propio desayuno. Si no optas por el desayuno exclusivo de frutas te damos los siguientes consejos:

- No ingieras jugos envasados, ya que muchos de ellos contienen excesos de azúcar.
- Si compras cereales, elija aquellos que contengan 3 ó 4 gramos de fibra por porción y con poco contenido de azúcar.

- Prefiere galletas bajas en grasas y colesterol.
- Prefiere el pan integral, pero asegúrate de que sea de harina integral y no que sea de harina blanca a la que le adicionan  salvado de trigo-
- Ten siempre a la mano aceite de oliva, los mejores dicen en la etiqueta: "Obtenido de Primera Presión en Frío".
- Agrega siempre la avena, quinua, kiwicha, sésamo (ajonjolí), alpiste, linaza.
- Las almendras, pecanas, nueces, pasas, ciruelas deshidratadas son también una excelente opción para un buen desayuno.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me gusta leer mucho todos lo q escriben a cerca de salud 100%

Publicar un comentario en la entrada

Ayúdanos con tus comentarios, así compartiremos mucho más.